Los cuidados que tu caballo necesita25Nov

Los cuidados que tu caballo necesita

La limpieza del caballo resulta parte de los cuidados fundamentales que se le deben proporcionar. Es un elemento clave en la prevención de enfermedades y, sobre todo, para garantizar su bienestar. Con el objetivo de que sepas cómo mantener en buen estado su pelo, en este artículo te proporcionamos toda la información.

En qué consiste la limpieza del caballo

Por lo general, este proceso tiene dos fases. Por un lado, se debe eliminar la suciedad visible, como puede ser el sudor o el barro. Por otro, se efectúa una limpieza más profunda que tiene como punto neurálgico el pelo. Se trata desde la raíz mediante cepillos y productos específicos.

Hay que tener en cuenta tres zonas sensibles en comparación con el resto del cuerpo. Se corresponden con la cabeza, el interior de sus extremidades y la barriga. Basta con hacerlo un poco más suave al pasar por estas áreas con el fin de evitar la aparición de heridas o irritaciones.

Por otra parte, hay tres tipos principales de pelo de caballo:

  • Cuerpo.
  • Crin.
  • Cola.

El primero es el más abundante, y su densidad varía durante el año. En el invierno es más largo y robusto, como mecanismo para preservar la temperatura corporal. Cuando llega el verano, tiende a ser más corto para evitar la deshidratación y fomentar la expulsión de líquidos a través de la piel.

Lo más importante es eliminar el pelo de muda. El proceso dura todo el año, en especial durante el verano. Este pelo se debe retirar con un peine, y suele ser la fase que más tiempo lleva. Hay que pasar el peine con suavidad a lo largo de todo el cuerpo, con mayor incidencia sobre la crin y la cola.

En ocasiones, se recurre a geles limpiadores para caballos. Por nuestra experiencia, te desaconsejamos completamente esta opción, puesto que elimina la capa de grasa protectora. Como consecuencia, se incrementa el riesgo de padecer infecciones en las capas superficiales de la piel (incluso en las profundas).

El procedimiento para la limpieza

Como método general, te recomendamos seguir los siguientes pasos:

  • Frotar el pelo suavemente y haciendo movimientos circulares con una almohaza.
  • Utilizar un cepillo de cerdas duras para retirar el pelo de muda y restos de suciedad.
  • Mojar una esponja suave y pasarla repetidamente por la cara en la dirección del pelo.
  • Enjuagar todo el cuerpo del caballo con una manguera sin ejercer presión.
  • Usar un champú hidratante para que el pelo esté más brillante y crezca de manera fuerte.
  • Realizar el aclarado con agua hasta que no quede ningún resto de champú.
  • Secarlo mediante el uso de un secador de pelo y una toalla en la parte más sensible.
  • Peinar todo el cuerpo, en especial la crin y la cola para que no se formen nudos.

Kit básico de limpieza del equino

Como paquete básico, hay ciertos productos con los que debes contar. Hemos seleccionado los más recomendables, con las respectivas propuestas de nuestro catálogo. Los productos que comercializamos tienen una excelente calidad, por lo que son idóneos para los cuidados equinos.

Champú hidratante

El champú más adecuado es el que dispone de propiedades equilibrantes. Esto significa que regula los niveles de grasa en el pelo, pero no reseca la epidermis. Te recomendamos que contenga biotina, esencial para estimular el crecimiento del pelo y prevenir que se caiga o parta en exceso. Un buen ejemplo puede ser el champú Sublime.

Cepillo de cerdas suaves

Las cerdas suaves son imprescindibles para las zonas más delicadas. Están indicadas para áreas como la cabeza o la barriga, donde la capa de piel es más fina. En estos casos, conviene reducir la fricción para que no se produzcan irritaciones ni cortes. Una opción adecuada es nuestro cepillo S1 Horse

Cepillo de raíces duras

Por su parte, las raíces duras contribuyen a eliminar la suciedad presente en forma de barro, de tierra o de polvo. Es conveniente usar un cepillo para después de la limpieza, como el cepillo S2 Horse De esta manera y, pasándolo en la misma dirección, el pelo queda mucho más brillante.

Toalla de carbono

Las toallas de carbono, como nuestro modelo Artero superabsorbente, son ideales para los caballos. Cuentan con un potencial de secado hasta tres veces más eficaz que las convencionales. Disponen de un poder de absorción muy significativo, y se escurren con facilidad para reducir la duración del proceso.

Bálsamo de cascos

El bálsamo para cascos es ideal para lograr una estupenda hidratación. Te recomendamos que lo uses, sobre todo, durante el invierno para evitar que se resequen. Nuestro bálsamo Stiletto está compuesto por grasas de excelente calidad, lo que se traduce en un efecto más duradero.

Como has podido comprobar, la limpieza del caballo es un aspecto prioritario. Cierto es que puede resultar compleja al principio, pero no debería serte difícil acostumbrarte. Con los productos adecuados y un método apropiado, conseguirás que su pelo cumpla su función protectora durante todo el año.