Mantenimiento: doblar la vida de uso de mis cuchillas de corte A519Oct

Mantenimiento: doblar la vida de uso de mis cuchillas de corte A5

Hoy en día encontramos en el mercado infinidad de máquinas de corte (clippers) y cuchillas adaptables, y en muchas ocasiones dedicamos un tiempo en buscar la que mejor se adapte a nuestro trabajo, ya que esta es una herramienta fundamental para un peluquero. A lo que no se suele prestar tanta atención es al cuidado y mantenimiento de máquina y cuchillas.

El servicio técnico de Artero, por el que pasan miles de estos artículos para arreglar y poner al día, tiene registrado que el gran porcentaje de averías o desgastes prematuros están directamente ligados al mantenimiento del usuario.

En este artículo te vamos a dar unos consejos para alargar al máximo la vida útil de tu material de corte.

La velocidad de las máquinas.

La gran competencia en este sector hace que todas las compañías quieran ofrecer productos con rendimientos llamativos. El aumento de la velocidad de corte ha sido una de las guerras entre marcas. Cuando hablamos de velocidad lo hacemos en revoluciones por minuto (RPM), esto es la cantidad de veces que la palanca mueve de un lado a otro la cuchilla para que estas corten. A más velocidad, se consigue un corte más refinado y la posibilidad de desplazar la cuchilla por el manto más rápido. Por el contrario, a partir de las 2500RPM las cuchillas se calientan en cuestión de minutos y a más revoluciones el desgaste será mayor, por lo que las cuchillas perderán antes su filo.

Para poder conservar nuestras cuchillas lo mejor es escoger una máquina con unas revoluciones por minuto entre 2500-3000. Además, nos interesará que tengan distintas velocidades, utilizando la velocidad más baja durante el trabajo de precorte o sucio, y sólo la máxima velocidad en limpio o corte con recalce.

Cuchillas para sucio y para limpio

Hay mucha diferencia en el desgaste de cortar un pelo sucio o un pelo limpio, por eso deberías tener como mínimo 2 juegos de cuchillas tratando de utilizar las más afiladas en el pelo limpio y las menos en el precorte, y cuando las más desgastadas necesiten ser afiladas, pasar las más afiladas al precorte. De esa manera alargamos la vida y alternamos el trabajo entre ambos juegos de cuchillas. 

Lubricar y limpiar las cuchillas durante su uso

Este puede que sea el punto más importante; imaginémonos la lubricación que necesita una cuchilla si para poder cortar necesita desplazar sus hojas metálicas entre sí miles de veces por minuto. Lo correcto sería hacerlo cada 5 o 10 minutos. Lo que consigue la lubricación es generar una película deslizante que libera de presión, rozamiento, temperatura y desgaste de las hojas.

Si utilizamos un lubricante como Oil fresh en spray nos ayudará también para eliminar el pelo que se queda atascado entre los dientes ayudando a la limpieza y mejor funcionamiento.

Lubricación y anti oxidación entre usos

Normalmente al acabar el día de trabajo dejamos nuestras cuchillas tal cual tras su último uso. Lo ideal sería sumergirlas en Blade Care para evitar la oxidación y favorecer su lubricación en cada cierre del negocio durante toda la noche o como mínimo durante los días de descanso.

Trabajar muy rápido o a tirones

La máquina tiene una cadencia de corte y debemos aprender a no forzar constantemente la cuchilla. Lo primero es que cuando introducimos la cuchilla en el manto comenzaremos a hacerlo a favor de pelo y con unos movimientos relativamente lentos para que dé tiempo a que estas corten. Un error habitual durante el uso es el hecho de ejercer mucha fuerza para desplazar la cuchilla a mayor velocidad de la que puede. Esto ejerce un desgaste y un calentamiento prematuro además de forzar el motor y las piezas de la máquina.

Por otro lado, despegar constantemente la cuchilla de la línea de la piel para deshacernos del pelo cortado que arrastramos con la máquina también es algo que evitaremos. Cada vez que la cuchilla se separa de la base del pelo este pierde tensión y las cuchillas tienden a trillar el pelo desgastando rápidamente su filo. Otros consejos son: en zonas complicadas utilizar la máquina en forma de cuchara para ir viendo el resultado o que en la zona de las orejas no usaremos nuestros dedos para apoyar la otra cara de la oreja y poder ejercer presión contra la piel.

Revisión y afilado

Estamos acostumbrados a pasar la revisión por kilometraje según nos indica el mecánico, pero no lo hacemos con nuestro material de trabajo, que lo utilizamos durante muchas más horas al día que el coche. La "revisión" es la manera de que pongamos la maquinaria a punto antes de que haya una avería, esta misma disciplina la debemos aplicar a máquinas y cuchillas. Revisar las máquinas periódicamente y afilar las cuchillas antes de que dejen de cortar por completo alargarán la vida de las mismas.